Invertir a mediano y largo plazo en inmuebles en Colombia

Desde hace unos años, el gobierno colombiano ha tomado la iniciativa de implantar varias medidas eficaces que permitan a los inversores extranjeros comprar y vender bienes raíces en Colombia de una manera segura y sin riesgos de ningún tipo.

Los inversores inmobiliarios de todo el mundo pueden gozar de los mismos derechos legales que se aplican a los ciudadanos y residentes de todo el país. De esta manera, existen ciertas variables que ayudan a los extranjeros que quieren invertir en propiedad raíz a lo largo de Colombia, las cuales se encargan de dar la pauta para así realizar una segura inversión inmobiliaria que tendrá grandes dividendos en el mediano y largo plazo.

En primer lugar, cualquier persona de cualquier nacionalidad puede comprar, poseer, arrendar o vender inmuebles en Colombia. No existen restricciones de ningún tipo con referencia a lugar de origen o ubicación en la cual se desea realizar la transacción inmobiliaria.

Así mismo, en Colombia se pueden repatriar las ganancias de venta de una propiedad, no existen limitaciones en cuanto al monto de dinero que se deseé mover de Colombia a otro país, producto de una negociación de bienes raíces. De la misma manera, una propiedad puede ser tomada por tomada por las autoridades locales para la realización de diversos proyectos culturales para el desarrollo y / o con fines sociales. Este proceso se lleva a cabo siguiendo las pautas de pago e indemnización adecuada para los propietarios.

Por otro lado, en otros países la documentación necesaria para la compra o venta apartamentos u otro tipos de propiedades suele ser realmente engorrosa, mientras que en Colombia este proceso es bastante sencillo lo que permite que inversionistas extranjeros traigan sus intereses a Colombia.

Comprar una propiedad en Colombia debe hacerse mediante el uso de un abogado versado en la normativa local de propiedades.

El documento inicial que se prepara entre el comprador y el vendedor se conoce como contrato de compra-venta y es una obligación su elaboración si lo que se quiere es hacer una transacción inmobiliaria totalmente transparente. La siguiente fase es la grabación del título de propietario lo que asegura que determinada propiedad pasa en realidad del nombre del vendedor al del comprador, sin embargo, por medio de préstamos hipotecarios o cualquier otro tipo de compromisos de deuda se transfiere la propiedad a nombre del prestamista o entidad que ha facilitado el crédito hipotecario.

Por lo tanto, el título de propietario y el certificado real se puede adquirir en la oficina de registro local. Cualquier impuesto sobre la propiedad puede también ser verificado en el departamento de tesorería gubernamental de la ciudad o la región en la cual se encuentra actualmente la propiedad que está en efecto de negociación. Cuando el comprador extranjero tiene confianza en cuanto a la autenticidad de la venta o alquiler de propiedades en Colombia, el cierre de la transacción se completará en la oficina de un notario público. Los costos de cierre reales oscilan entre el dos y el tres por ciento del precio de la propiedad.

En conclusión, es evidente que para los inversionistas extranjeros las ofertas de propiedad en Colombia no presentan grandes problemas y compliques para poder acceder a ellas, por tanto, cuando se habla de rentabilidad de la inversión en el mediano y largo plazo, las ganancias de invertir en propiedades definitivamente se pueden apreciar claramente dentro de la coyuntura económica colombiana.

Comentarios

Entradas Populares